América Latina: entre la reforma y la revolución


por: Ángel M. Rivera Rivera

reforma y revolución

Siendo la hegemonía un proceso mediante el cual las clases dominadas asimilan la ideología de la clase dominante, en la sociedad afectada toda ella hace suyos la moral, los valores, los logos y el respeto a las instituciones burguesas. Sin embargo, esto no significa que haya coincidencia absoluta con los valores de la hegemonía. Esta no es incompatible con la existencia de conflictos e inconformidades. Pero estos no se canalizan en la hegemonía con la revolución ni sustitución radical del sistema. Estos conflictos se canalizan a través del posibilismo, el fabianismo1, el reformismo, el revisionismo y la socialdemocracia.

Para leer el ensayo completo pulse aquí.

La fiebre de cambio: la revolución cultural mundial, su efecto sobre el Caribe y Puerto Rico en los años sesenta y parte de los setenta, en el marco de la Guerra Fría, el neoconservadurismo y la Nueva Izquierda


por: Teresa López Martínez

revolución cultural

Originalmente, el término revolución cultural definió el proceso de eliminación del analfabetismo y de promoción de la enseñanza promovido por Lenin en la Unión Soviética de 1920 a 1930.[1] Más tarde, fue tomado por el teórico marxista Antonio Gramsci para describir el proceso por el cual se transformaría radicalmente el pensamiento de la sociedad, antes de que el comunismo fuera implantado (Flores, s.f.). Se llamó también revolución cultural al movimiento impulsado por Mao Tse-tung en China en los años sesenta para eliminar todo vestigio de cultura burguesa aún persistente (Borla, s.f.).

En su sentido de tendencia antiburguesa, anticonvencional y antiimperialista, el término revolución cultural se le adjudicó a las corrientes derivadas de la Nueva Izquierda y la contracultura que se manifestaron en distintas partes del mundo occidental. Ambas corrientes aglutinaron un conjunto de eventos que ocurrieron mayormente durante la década del sesenta del siglo XX, momento de aceleración sin igual bajo la “sombra del hongo atómico”.[2] Igualmente, supusieron la radicalización de sectores marginales u oprimidos de la sociedad cuyas voces se alzaron contra el establishment.
La existencia de una revolución cultural mundial ha motivado a algunos historiadores a plantear la posibilidad de que algo similar sucedió en el Caribe. El siguiente trabajo explora las posibles formas que tomó esta revolución en dicha región, al igual que en la isla de Puerto Rico.

[1] Sobre esto dice Rodrigo Borla: ”… en función del viejo concepto leninista de que es necesario cambiar la percepción de los hombres y de los pueblos sobre las situaciones injustas en la organización social a fin de generar en su ánimo las condiciones subjetivas de la revolución (s.f., “Revolución cultural”).

[2] Así le llama Angélica Peregrina (2014).

 

Para leer el ensayo completo pulse aquí.

Historiografía Puertorriqueña y Caribeña


por Ferdinand Álvarez Rivera

En este ensayo se trabajaron diferentes descripciones de la Isla de Puerto Rico desde su descubrimiento y colonización hasta 1808. Son varios siglos los que pasan y en estos escritos podemos apreciar los distintos cambios ocurridos en la Isla y las opiniones de sus redactores. Datos sobre la conquista, la desaparición de los naturales, la entrada de la esclavitud y como comenzó el mestizaje hasta nacer del puertorriqueño o criollo como grupo étnico. Compararemos los diferentes puntos de vistas, ya que algunos fueron extranjeros, otros peninsulares y los ya nacionales o nacidos en Borinquén.

Para leer el artículo completo pulse aquí.

Francisco Rodríguez López y Juan B. Huyke: un prólogo y dos cuentos


por: Francisco Pagán Oliveras

En 1926, los Cuentos de Puerto Rico de Juan B. Huyke fueron prologados por el educador Francisco Rodríguez López, ambos puertorriqueños partícipes, a su entender, del proceso progresista estadounidense. Tanto en el prólogo de Rodríguez López como en los cuentos de Huyke, se estrena un lenguaje de doble lealtad entre el suelo patrio y las instituciones estadounidenses. Americanidad y progreso son descritos como una singularidad a la que la puertorriqueñidad debiera aspirar sin que eso significara una contrariedad a los principios y valores que la definen. El carácter providencialista que permea las lecturas presenta al progreso americanista como un hecho concluyente al proceso de eclosión cultural iniciado desde el encuentro de Cristóbal Colón con las Antillas. Puerto Rico y los Estados Unidos se interpretarán hermanados por un mismo destino en estas lecturas a pesar de la valoración de nuestras singularidades culturales.

Para leer el ensayo completo pulse aquí.

40 años del CEAPRC: Lo que somos


“El 16 de diciembre de 1976, Don Ricardo Alegría abrió la puerta del quehacer cultural puertorriqueño, fomentando los estudios de disciplinas ligadas a la historia, arqueología y literatura. En ese mismo año, Don Cholito se enfrentaba al boxeador Mohamed Ali a favor del Hospital de Niño, enfrentamiento en que José Miguel Aglerot en su personaje, salió victorioso, gracias a la comparecencia de la Vedette de América, Iris Chacón. Por otro lado, Puerto Rico también gano su segunda medalla olímpica, de bronce en manos del boxeadorOrlando Montalvo en las olimpiadas de Montreal, Canadá. Estos fueron acontecimiento que fortaleció nuestra identidad como pueblo.”

Para leer el mensaje completo pulse aquí.

Porto-Rican Folk-Lore. Riddles J. Alden Mason and Aurelio M. Espinosa


por: Ferdinand Álvarez-Rivera

untitledLuego de la invasión del 1898 fueron muchos los que visitaron o fueron enviados nuestra Isla. Desde
el 1899 hasta el 1925 fueron numerosos los libros publicados sobre Puerto Rico y sus peculiaridades. Algunos tenían el propósito de como explotar la economía, de americanizar a los puertorriqueños, las posibilidades de los nativos, en fin diversidad de temas e investigaciones. Muchos de estos autores no ten
ían preparación académica, gran parte de ellos eran autodidactas y otros, simplemente, con sed de aventura. Pero algunos que también pisaron nuestras tierras poseían excelente preparación académico o fueron agentes de gobierno. Ellos querían aportar de una forma u otra y dejar ver lo que era Puerto Rico, ese lugar exótico que habían recién conquistado.

Mientras otros buscaban una información en específico, unos intelectuales dirigidos por el Dr. Frank Boaz, reconocido como el padre de la antropología de Estados Unidos, visitaron Puerto Rico. Entre este grupo se encontraban los arqueólogos Robert Aitken, Irving Rousse, John Alden Mason y otros. El “New York Academy of Sciences” estaría a cargo del proyecto que cubriría todos los aspectos científicos de la nueva conquista. El título de la obra seria Scientific Survey of Porto Rico and Virgin Islands el cual constituyó de 18 volúmenes dedicados a temas tan diversos como geología, flora, fauna, fósiles, muchísimos más. Entre estos se encontraba la antropología y la arqueología. Y ahí es a donde queremos llegar. Gracias a este “survey” Mason llega a la Isla de Puerto Rico a hacer su obra que lo llevaría a varios pueblos en la Isla, entre los que se encontraron Utuado y Loíza.

Para leer el escrito completo pulse aquí.

Del campesinado a la fábrica 1898-1973


transformaciones

por: Aida Mendoza Rivera
En este ensayo estaré comparando como ha sido la economía de Puerto Rico desde la llegada de los estadounidenses. Lo antes dicho se realizará de manera descriptiva en donde iré explicando las etapas por las cuales ha pasado la isla desde el cambio de soberanía. En donde se verá como unas ondas es decir unos sube y baja. En otras palabras como ha ido cambiando nuestros ideales económicos. De un país sumamente agrícola donde el protagonista será el campesino y llegará paulatinamente a la industrialización del país y será la fábrica el motor de la economía del país.

Para leer el ensayo completo pulse aquí.